Las prácticas de Adtech de Google apuntadas en demandas por daños y perjuicios antimonopolio en el Reino Unido y la UE • TechCrunch


Más demandas antimonopolio contra la gran (ad)tech: Google está siendo demandado en el Reino Unido y los Países Bajos, donde hoy se anunciaron dos demandas por daños en nombre de los editores que afirman haber sido perjudicados por prácticas anticompetitivas de adtech.

Según Reuters, los editores exigen hasta 25.000 millones de euros en daños a Google por la pérdida de ingresos publicitarios como resultado de la disputa legal.

La pila de tecnología publicitaria de Google, y algunas otras prácticas relacionadas con la publicidad, están siendo investigadas actualmente por las autoridades de competencia de la UE y el Reino Unido. Sin embargo, el año pasado, las autoridades antimonopolio de Francia descubrieron que el gigante tecnológico había abusado del dominio del mercado de servidores de anuncios para editores de sitios web y aplicaciones móviles, y multó a Google con hasta 220 millones de euros por una variedad de abusos en beneficio propio; y extraer un conjunto de obligaciones de interoperabilidad. El regulador francés calificó el caso como una primicia mundial en la investigación de sus complejas subastas de anuncios algorítmicos.

El gigante tecnológico no ha cuestionado los hechos del caso francés, y eso parece haber ayudado a los litigantes.

El bufete de abogados Geradin Partners, que actuó en nombre de los demandantes en el caso de la autoridad de competencia francesa, lidera las reclamaciones por daños y perjuicios en el Reino Unido y la UE. "La autoridad de competencia francesa descubrió que Google había abusado de su posición dominante al participar en varias formas de preferencia propia en violación del artículo 102 del TFUE. "Específicamente, Google aprovechó los servidores de anuncios de sus editores favoreciendo su propio intercambio de anuncios y aprovechó su intercambio de anuncios para favorecer a su servidor de anuncios de editores. Ambas prácticas están vigentes desde 2014. Se ha descubierto que el comportamiento anticompetitivo de Google perjudicó a los editores. Google no ha impugnado los resultados”.

En un comunicado, Damien Geradin de Geradin Partners agregó: "Los editores, incluidos los medios de comunicación locales y nacionales, que desempeñan un papel importante en nuestra sociedad, se han visto perjudicados durante mucho tiempo por el comportamiento anticompetitivo de Google. Es hora de que Google asuma sus responsabilidades y pague el daño que ha causado a esta importante industria. Es por eso que hoy anunciamos estas acciones en dos jurisdicciones para buscar una compensación para los editores de la UE y el Reino Unido”.

Ambas demandas están siendo financiadas por el financiador de litigios Harbour, con sede en Londres, que anuncia una "tasa de éxito" del 76% en su sitio web.

La demanda holandesa es una acción colectiva por daños y perjuicios que representa a los editores de la UE. En el Reino Unido, por otro lado, los litigantes tienen la intención de presentar una acción de exclusión voluntaria ante el Tribunal de Apelación de Competencia, que según el bufete de abogados se centrará en recuperar la compensación por la pérdida de ingresos de la venta de espacios publicitarios en los sitios web de los miembros del grupo. . (Es probable que las demandas paralelas reflejen diferencias en los sistemas legales para presentar reclamos competitivos de estilo colectivo dentro y fuera de la UE).

En respuesta a la batalla legal alcanzada, un vocero de Google calificó las demandas como "especulativas y oportunistas".

Aquí está su declaración:

“Google trabaja de forma constructiva con editores de toda Europa: nuestras herramientas publicitarias y las de muchos competidores de tecnología publicitaria ayudan a millones de sitios web y aplicaciones a financiar su contenido, lo que permite a las empresas de todos los tamaños llegar a nuevos clientes de manera eficaz. Estos servicios se adaptan y evolucionan en asociación con los mismos editores. Esta demanda es especulativa y oportunista. Si recibimos la denuncia, tomaremos medidas enérgicas contra ella”.

Google ya se ha enfrentado a una factura considerable relacionada con sus acuerdos con editores de noticias en Francia (después de recibir una multa de 500.000 millones de euros en virtud de la ley de derechos de autor digital de la UE).

Pero un caso antimonopolio exitoso podría aumentar significativamente los costos de Google. Y vale la pena señalar que en los últimos años se aprobó una directiva de la UE destinada a eliminar las barreras para los consumidores y las empresas que presentan reclamos por daños y perjuicios antimonopolio en todo el bloque.

Por otra parte, Google está siendo demandado en Europa por el servicio de compras comparativas PriceRunner, que busca miles de millones en daños y perjuicios luego de que fue acusado de violar una regla antimonopolio de la UE de 2017 sobre su servicio de compras comparativas de productos.

Mientras que, desde 2019, la tecnología publicitaria de Google ha sido objeto de una investigación formal por parte de su principal autoridad de protección de datos en el bloque, la Comisión de Protección de Datos de Irlanda, después de una serie de quejas contra el monitoreo abusivo de los usuarios de la web por parte de la industria de la publicidad conductual.

Volviendo a las demandas antimonopolio, en otra reciente demanda colectiva anticompetencia de exclusión voluntaria dirigida a grandes empresas de tecnología publicitaria, la empresa matriz de Facebook, Meta, está siendo demandada actualmente por daños y perjuicios en nombre de los usuarios del Reino Unido. En este caso, el demandante alega que el gigante de las redes sociales impuso términos, precios y/u otras condiciones comerciales injustas a los usuarios de Facebook, incluso exigiendo a los usuarios que proporcionen su información personal como condición para acceder a la red social Facebook y no comparte con los usuarios los beneficios que obtiene de dichos datos, vinculando una pérdida de privacidad a una acusación de comportamiento anticompetitivo.

Una audiencia de certificación está programada para fines de enero, en la que se decidirá si procede con los procedimientos antimonopolio contra Meta.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Las prácticas de Adtech de Google apuntadas en demandas por daños y perjuicios antimonopolio en el Reino Unido y la UE • TechCrunch puedes visitar la categoría Noticias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir